El próscrito pantalón


Estudié bastante tiempo en un Seminario donde las mujeres no podíamos usar pantalones. 
Se enojaba Jesús. 
Los de alta graduación académica y los líderes arrugaban la nariz al ver una integrante del seminario que se atrevía a usar pantalón y que para la clase no aparecía con el hábito de la pollera (falda) larga del Folk Pentecostal 1930. Con todo, yo usaba pantalón hasta tanto alguno no me diera una razón lógica y una teología coherente de la vestimenta femenina.

Mi intención no era provocar fastidio ni escándalo, sino mantener mi indumentaria natural con la serena convicción de que la ropa es ajena al espíritu y a todo decreto de fe en 1992.

Me dieron “razones” coloridas, que pasaban desde el másarcaico calvinismo con sus conflictos post medievales perimidos (“lo externo es una imagen de lo interno”), hasta las cláusulas neo platónicas del aspecto físico conservador (“lo perfecto no innova”), pasando por todas las pseudos espiritualidades regentes del Seminario, tales como: 


-“Siempre ha sido asímujeres con pollera”.
-“No estoy acostumbrado a ver mujeres con atuendo masculino”.
-“No me molesta ver mujeres con pantalón, perosería mejor si usaran pollera”.
-“No me ofende si usas pantalón, pero yo prefiero que en mi clase estés de falda”.
-Bueno… pantalón, si…. no creo que haya problema… bue… ¿Y por qué pantalón?
-¡Ay, las rebeldes! ¡Si es tan simple ser humilde ycumplir!
-No, no me agravia tu pantalón; pero, eso sí, no te sientes en la primera fila.
-No me parece que debas usar pantalón.
-¿Y qué te parecería si yo me pusiera falda?
-Dice el apóstol que las mujeres se atavíen con decoro, por lo tanto el pantalón… (¿Es opuesto al decoro?)
-Bueno, el pantalón, si es por una causa deprescripción médica

La base de todas sus razones no era escritural sino personal:
-No me parece o me parece.
-Yo prefiero o no prefiero.
-Me agravia o no me agravia.
-Yo creo o no creo.
-No estoy acostumbrado o estoy acostumbrado.
-No me molesta o me molesta
-Siempre ha sido así o nunca ha sido así.

Sin embargo, en las clases me enseñaban “Sola Fide, Sola Scriptura”, que no hay fuente autoritativa superior a la Biblia.
¿Si con mi ropa conseguía el favor de los líderes del Seminario, se suponía que el favor de Jesús también? 
La Hesed de Jesús –que venció el mundo-tenía un impedimento para alcanzarme: mi pantalón.

1 comentario:

  1. Si, estoy de acuerdo contigo en que este es un problema, no el pantalon en si, sino el legalismo o falso moralismo que en ocasiones tenemos en las iglesias que es parecido mucho al de los fariseos.

    Saludos,

    ResponderEliminar