Tres gotas de odio

El Profesor de Psicología Lewis Smedes, cuando trabajaba en el Seminario Teológico Fuller, escribió un informe llamado "Vergüenza y Perdón" donde publicó las unión entre ambas cosas observadas durante años.
Tal su perspectiva, la culpa no era el mayor problema, sino una "gran masa de indignidad" desproporcionada en relación al error cometido, o una pesadísima carga psicológica impuesta como "castigo" a determinadas personas en diferentes situaciones desagradables.
Los creyenten necesitan saber -dice Smedes- que Dios los acepta, los sostiene, los reafirma y que no los abandona, aunque Él no esté muy impresionado con la calidad de gente que tenga en sus manos."
Según este profesor, hay tres bases en donde se afirma "el castigo / vergüenza" paralizante.


  1. La cultura secular en donde el castigo es promovido para destruir
  2. La iglesia con liderazgo jansenista, irancundo y desprovistoa de gracia.
  3. Los padres perfectos, perfeccionistas y exigentes de perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario