libres con miedo

Hay mucha gente evangélica o de cuño protestante que cree que la libertad en Cristo es una cornisa para caerse de la fe. Ve en la libertad una especie de mero contradogma, que sólo sirve para regresar al ámbito del secularismo. La libertad de la fe, tal como la expresan las Escrituras, jamás puede ser una trampa "demoníaca" para emanciparse radicalmente de la vida cristiana.
Yo diría más bien lo contrario: No se puede estar unido a Cristo mediante un dogma de fe, de tal forma que sólo el miedo a la libertad favorezca esa relación personal con Dios.
En palabras de John MacQarrie:

"Nuestro mundo no está dividio en dos. No podemos llamar a una parte "Lo secular" y a la otra parte "Lo sagrado". Tal distinción es ficticia y obedece a dogmas extrabíblicos"

El libro de Levítico mal leído, mal oído, mal estudiado, mal enseñado e igualmente en consecuencia mal interpretado es una de las claves para que no sepamos usar la libertad en Cristo. Nos olvidamos de que el Evangelio es Dios acercándose al Hombre, y que no es una religión en donde el Hombre intenta acercarse a un dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario